Bienvenue sur le site du Gouffre de padirac

Pour voir ce site, vous devez activez le support Javascript de votre navigateur et installer le lecteur Flash 10 ou +
In order to view this page you need JavaScript support and Flash Player 10 or +!

Get Adobe Flash player

Edouard-Alfred Martel

El inventor

La historia del Gouffre de Padirac está estrechamente ligada con la de Edouard-Alfred Martel.

Habrá que esperar hasta finales del siglo XIX para que Padirac goce de su lustre y emprenda su camino hacia la fama. Y es que, para convertirse en la sima más ínclita de Europa, hubo de darse un encuentro.

Tuvo lugar el 9 de Julio de 1889. Aquél día, Edouard-Alfred Martel, abogado de formación y gran apasionado de exploraciones subterráneas, descendió lentamente los travesaños de una escalera de mano colgada a lo largo de la pared del Gouffre.
Pese a ser un explorador confirmado, no tenía la menor idea de lo que iba a encontrar 75 metros más abajo.

En cuanto posó el pie en el suelo, Martel quedó impresionado por ese lugar sin par. Provisto de velas y de una linterna de magnesio, Edouard-Alfred Martel y sus compañeros penetran en el antro del Gouffre.

Tras numerosas expediciones y haber atravesado, con bote o a pie, los diferentes pasadizos angostos y las barreras de estalagmitas, Martel quedó convencido de que la aventura no hacía más que empezar.

« Ningún ser humano nos precedió en estas profundidades, nadie sabe adonde vamos ni lo que vemos. Nada más extrañamente hermoso se presentó jamás ante nuestros ojos. Unánime y espontáneamente, nos hacemos la misma pregunta recíproca : ¿Acaso estamos soñando ? »

Cita de Edouard-Alfred Martel (1901)

Edouard-Alfred Martel (1901)



Soyez le premier de vos amis à indiquer que vous aimez ça.
Be the first of your friends to like this.

FermerCloseCerca